Volver Atrás Imprimir Página Recomendar Página Volver al Home
Abuelo: el profesor perfecto

Un valioso programa los está involucrando directamente como co-educadores de los nietos...


El escritor norteamericano Alex Haley dijo alguna vez que “nadie puede hacer por los niños lo que hacen los abuelos: salpican una especie de polvo de estrellas sobre sus vidas”. Ciertamente, los abuelos son el mayor tesoro de la familia, los fundadores de un legado de amor, los mejores contadores de historias y los guardianes de las tradiciones que perduran en el recuerdo. Son las bases sólidas de la familia y su amor muy especial los diferencia. Bien lo sabe la psicopedagoga Silvana Di Monte, quien desarrolló un proyecto patrocinado por el Ministerio de Educación que busca incorporar al abuelo como co-educador de sus nietos y que lleva por nombre “Yo, profesor particular de mi nieto”.
Se ha observado que parte importante de los casos de déficit atencional en niños se deben a la falta de atención en sus casas. Como vivimos en un mundo en el que ambos padres trabajan, la realidad del niño es que al llegar del colegio tiene que hacer las tareas solo, con la nana o con una vecina, lo cual lo desmotiva pues no hay en ese momento una relación afectiva con el co-ayudador. Para Silvana, los abuelos tienen un cariño incondicional y entregan un valioso aporte en la construcción de la historia y tradiciones de cada familia. Además, sirven de soporte emocional en momentos de crisis, y por su posición imparcial, pueden hacer de puente cuando existen problemas entre padres e hijos. Debido a que disponen de más tiempo para escuchar, es más fácil que establezcan una relación estrecha con sus nietos ganándose su confianza con mayor rapidez.
El proyecto de esta psicopedagoga, que contempla cursos y charlas en clubes del adulto mayor y otros lugares, se tradujo recientemente en la publicación del libro "Yo...el profesor de mi nieto" (Editorial Catalonia), donde Silvana detalla todos los beneficios que tiene crear un vínculo entre abuelos y nietos. Conversamos con ella para conocer algunos aspectos de esta importante iniciativa.


¿De dónde surge la idea de trabajar el tema educativo en relación con los abuelos?

Yo soy profesora y me di cuenta de la gran cantidad de niños que llegaba sin tareas. Luego, como psicopedagoga, realicé muchas clases particulares en casas, y al ser una o dos horas a la semana, es muy difícil que el niño salga adelante por su propia voluntad. Muchas veces la mamá y el papá trabajan y fue ahí cuando empecé a preguntarme: ¿y los abuelos dónde están? Incluso realicé clases a varios niños que estaban al cuidado de sus abuelos, pero éstos no se involucraban más allá en el proceso educativo.  Fue así como ideé el proyecto empezando primero con charlas a adultos mayores, luego surgió el curso, el libro, etc.


¿Este programa está pensado para ayudar a todos los niños, independiente de su desempeño escolar?
Para todos. Esto porque mi idea es crear un vínculo con al abuelo desde que el niño nace, va más allá de un tema educativo de materias. La idea es rescatar la labor de cuidadores que tienen muchos abuelos y desarrollarla aún más, a fin de que ejerzan un cuidado con cariño, con cercanía y que además involucre una ayuda educacional.


¿Cuáles son los beneficios de esto para el niño y para el abuelo?
Está comprobado que el niño al cuidado de un familiar adulto, llámese papá, mamá, abuelo o tío, se desarrolla mejor porque el vínculo que se forma con el cuidador es permanente, no es temporal como puede ser una nana, un vecino, etc. El niño va a tener mejor autoestima, se va a sentir más seguro por la vida y eso se refleja en el colegio. El abuelo le transmite valores, cariño, le habla de su propia historia y vincula al niño a una familia, va encontrando raíces.
Para el abuelo es beneficioso porque lo revitaliza, lo reactiva y sobre todo le permite mejorar su bienestar físico y emocional, porque dentro de los cursos hacemos actividades para la memoria. Como el abuelo se pone a estudiar con el niño, eso le sirve para retrasar cualquier patología asociada a la vejez.
En definitiva, vemos niños más confiados, felices, alegres, seguros, reflexivos y con mayor autoestima, y abuelos realizados, útiles y revitalizados.


¿En qué consiste el curso y la capacitación que se le da a los abuelos?
El curso está dividido en distintas áreas. Hay un área de materia propiamente tal, un área de crecimiento personal donde se observa sicología del adulto y del niño, y un área cultural. El curso tiene partes teóricas y lúdicas. Por ejemplo, en matemáticas se les enseñan juegos, o en ciencias se pone un tema en la mesa y luego se desarrolla. Siempre se ocupa material de la casa, por ejemplo, con cajitas de fósforos podemos hacer un dominó, los calendarios de números grandes sirven para hacer dados, etc.
El curso se desarrolla en 12 sesiones de 2 horas y pueden inscribirse abuelos desde 50 años. Anteriormente desarrollé cursos y charlas en San Bernardo, Cerrillos y otras comunas, en clubes del adulto mayor. Con la charla se motivan y con el curso adquieren las herramientas para desarrollar el aprendizaje con su nieto. 


¿Cómo el abuelo pone en práctica con su nieto lo que aprende en el curso?
Lo primero que tiene que hacer el abuelo es que el nieto lo vea como alguien mágico, como alguien especial. Para ello les enseñamos algunos trucos fáciles de replicar y esos juegos los van acercando a los nietos. La idea es que al principio utilicen mucho el juego y después deriven en ayuda concreta para una tarea o dudas en cuanto a contenido. Cuando son chiquititos deben vincularse a través del juego. Mi taller refuerza el trabajo de los abuelos con nietos desde 0 hasta 10 años, que es la edad ideal para crear vínculos.


¿Existe alguna restricción para algunos abuelos, por ejemplo, que sean muy depresivos o gruñones?

En Cerrillos hicimos clases a abuelitos analfabetos y siempre les dijimos que ellos sí podían hacerlo. Claro, porque el nieto puede leerle y el abuelo lo acompaña en su tarea y puede explicarle con sus propias palabras. También pasa que hay abuelos que están peleados a muerte con la nuera u otro familiar y ellos también pueden vencer esas vallas. Por ejemplo, cuando salen sus hijos deben ir y ver a sus nietos, porque siempre serán un aporte. 


¿Cómo observas el mundo de los adultos mayores en Chile?
Hay municipalidades que trabajan muy bien con los adultos mayores. Pero también ve miseria en las poblaciones, algunos viven mal y se encierran a las 6 de la tarde con barrotes por el miedo a la delincuencia. Viven asustados, viven solos, porque a pesar de que estén allegados muchos están solos. Pese a esta difícil situación social, muchos abuelos han encontrado un espacio de conversación y compañía en los clubes organizados por municipios, y eso es muy bueno.


¿Y cuál es tu opinión del mundo educativo?

El mundo educativo depende del colegio, de la situación familiar y de muchos otros factores, porque no necesariamente un colegio más caro asegura buena educación. Cuando la familia y el colegio se ponen como meta sacar adelante al niño se logra el éxito. El profesor te puede dar ciertas herramientas, pero si el niño tiene la voluntad de aprender siempre va a aprender. El involucramiento de la familia es decisivo en esto.


Algunas ideas para los abuelos


-Si va en el auto con su nieto enséñele acerca de la geografía de los lugares que pasan, por qué en algunas zonas se cultivan frutales y otras son secas. No hay que salir muy lejos de la ciudad para poder observar el entorno.
-Si va a una plaza, o bien en casa, desmalecen el jardín y enséñele lo que es la raíz, el tallo, las hojas. Que mire los árboles y como sus raíces buscan el agua, etc.
-Si vive en una gran ciudad, vayan al centro cívico y vean los edificios públicos, bancos y oficinas. Un fin de semana pueden visitar una comuna rural y hablar sobre la vida en el campo.
-No es necesario que juegue en el suelo con su nieto, ni que salte a la cuerda. Cada cosa a su edad. Si su salud se lo permite, juegue en el suelo, corra y salte: lo pasarán muy bien juntos. Pero también puede contarle historias fantásticas, inventar juegos de ingenio o pintar juntos. Invente personajes mitológicos o animales prehistóricos. Así va introduciendo aprendizajes de literatura, historia, ciencia, religión y geografía.
-Si el nieto está a su cuidado y le pide salir con amigos que a no le parecen adecuados, se lo tiene que prohibir. Es la mejor manera de amarlo. Tiene que hablar con su nieto y explicarle los motivos que lo impulsan a negarle lo que desea. Le cambia la salida con los amigos por el cine o que los invite a la casa.
-En la “micro”, en el auto o caminando por la calle, cuéntele a su nieto de su niñez, de las cosas que hacía cuando tenía su edad. Si aún existe su escuela llévelo a conocerla, o la plaza donde se juntaba con amigos. Háblele de su papá o mamá cuando tenía su edad. Así va creando un lazo afectivo con el niño, enriqueciendo su mundo interior, desarrollando su imaginación y creatividad.
-Si eres una abuela que le gusta la cocina, enséñele recetas. A los niños les encanta la cocina, amasar, hornear y decorar. Todos los niños se sienten muy gratificados cuando les celebran las cosas que hacen ellos con sus manos.
-Lee diarios, ve televisión, noticias y programas culturales, pero también ve los programas que ven ellos. Si son pequeños verán dibujos animados, si son adolescentes los reality o las teleseries, y comenten juntos los programas. Así pueden tener más temas en común y una buena vía de comunicación.
-Lo más importante para ser un buen abuelo es ser cariñoso, conversar con los nietos, hacerles preguntas, sacarlos de paseo o salir a comer un helado juntos. Si eres un abuelo deportista, invítalo a trotar, andar en bicicleta, jugar tenis o fútbol; y si te gustan los naipes, enséñales juegos de cartas.
-Es muy importante saber escuchar no sólo los logros de los nietos, sino también sus fracasos. Tener siempre esa palabra dulce y cariñosa para felicitarlos por sus logros, o ese consejo oportuno y sensato cuando es necesario apoyarlo por un fracaso.
-Felicite a su nieto cuando: sonríe, no bota el vaso con agua en la mesa, se come toda la comida, ayuda a poner la mesa, ayuda con las bolsas del supermercado, ordena la pieza, cuando realiza una buena acción sin que el adulto se lo pida, conversa con buen lenguaje.
Fuente: "Yo...profesor de mi nieto".